Durante las próximas cuatro entradas, me centraré en todo lo relacionado con las tecnologías aplicadas al control de calidad de los textos traducidos, pues es un área en la que también quiero profundizar un poco más. En esta oportunidad, quise empezar con las funciones de control de calidad que se pueden utilizar a la hora de traducir con sistemas de traducción asistida por computadora (TAC). Una de las primeras cosas que observo en los distintos programas TAC que manejo es que todos tienen funciones de control de calidad o de verificación. Por supuesto, unos tienen más funciones que otros. Estas funciones de control de calidad van más allá de simplemente revisar un texto y corregirlo. Aquí, la calidad va a ser muy importante no sólo para el documento final o traducción que se entrega al cliente y que, por supuesto, es la razón de ser del servicio, sino también para la información que se necesita guardar en la memoria de traducción del proyecto y que tiene que ser la mejor. De nada nos serviría que guardáramos información en donde el segmento original contenga errores o que el segmento de destino tenga una pésima traducción o tenga la información incompleta o, lo peor de lo peor, que esté vacío. Esto, en vez de ayudarnos a mejorar nuestra productividad, lo que haría es hacernos perder tiempo muy valioso por el trabajo que antes no se hizo bien. Entonces, ¿qué funciones podemos tomar en cuenta a la hora de controlar la calidad de nuestras traducciones desarrolladas con sistemas TAC?

Funciones de control de calidad de distintos sistemas TAC

Funciones de control de calidad de distintos sistemas TAC (pulse una vez sobre la imagen para verla más grande)

 

Función para añadir comentarios. Primero que nada, aunque no se incluye como parte de las funciones de control de calidad o de verificación, lo más seguro es que exista una función que permita añadir comentarios al documento que se está traduciendo. Los comentarios se pueden incluir en un segmento específico o también para el documento general. Esta función puede ser útil en distintos ambientes de trabajo como, por ejemplo, cuando existe un equipo de traductores, en donde hay un revisor y un corrector o, también, cuando un revisor indica qué cambios hay que hacer y el traductor ejecuta los cambios indicados por el revisor. Inclusive, en el caso de un traductor que trabaja solo en un proyecto, éste podrá añadir comentarios sobre problemas de sentido o terminológico que desee discutir con el cliente.

Correctores ortográficos. Parte de nuestro proceso de aseguramiento de la calidad pasa por revisar la ortografía de nuestro documento traducido. Así que es normal que exista la función de corrección ortográfica. Generalmente, el corrector ortográfico se tiene que configurar según la combinación lingüística del proyecto y del diccionario a utilizar. Puede que se tenga la opción de elegir entre el corrector ortográfico de MS Word o el corrector ortográfico de libre distribución Hunspell.

Control de cambios. Esta función la he visto en el sistema SDL Trados Studio. Al igual que la función de control de cambios de MS Word, se pueden hacer cambios y, si está activa la función, estos cambios aparecerán y para que se guarden se tendrán que aceptar. Función muy útil, porque nuevamente el revisor hace los cambios y el encargado de aprobar dichos cambios podrá aceptarlos o rechazarlos.

Exportar revisión externa. Esta función permite exportar el documento bilingüe a MS Word, en donde se podrán hacer los cambios necesarios a los segmentos de destino. En este caso, se pueden utilizar las funciones de revisión de MS Word. Los cambios se importan nuevamente al sistema TAC y se confirman, para guardarlos en la memoria de traducción. 

Vista previa de la traducción. Nada mejor que ver lo traducido en contexto, sobre todo ahora que los documentos bilingües se guardan en el formato XLIFF, lo que hace que el sistema TAC solo extraiga el texto traducible y deje lo demás intacto. Esto hace que no necesariamente el orden de los segmentos en el sistema TAC sea el mismo orden en el que aparece la información en el documento original, por ejemplo, podría mostrar todos los encabezados de un capítulo y, luego, el contenido de dicho capítulo, así que la función para tener una vista previa de la traducción permitirá que nuestras correcciones relacionadas con el estilo y el sentido sean las correctas. La vista previa la pueden generar en formato .doc o .docx o en HTML. A veces se generan vistas previas del documento bilingüe, como es el caso de Swordfish.

Función para verificar la consistencia terminológica. En este caso, la función nos permite comprobar si los términos que tenemos en nuestro glosario terminológico del proyecto se han utilizado cuando dicho término aparece en un segmento activo. Hay programas que permiten inclusive verificar si la terminología que se está utilizando es una terminología prohibida o en desuso. 

Función para verificar el estado de cada segmento. Al activar esta función, el programa nos indica cuántos segmentos quedaron sin traducirse, además, nos lleva a cada uno de dichos segmentos, para corregir el vacío existente. Por supuesto, también permite saber cuáles son los que no se han confirmado todavía o no se han guardado en la memoria de traducción. Aparte de esta función, existen los filtros, que permiten que el programa nos muestre cuáles son los segmentos que faltan por traducir, cuáles son los segmentos rechazados. También se puede determinar si un segmento de destino tiene más o menos información que su segmento original. Esto es muy útil en los casos en donde el idioma de destino requiera más cantidad de palabras que en el idioma original, así que si existe un segmento con menos palabras que el segmento original, el programa nos informará al respecto.

Función para verificar el formato de fecha y número. Si bien no todos los programas lo tienen, sí hay algunos, como MemoQ y SDL Trados Studio, que permiten verificar si el formato de fecha y de números concuerda con el formato configurado al inicio del proyecto y para la combinación lingüística para la que se está traduciendo. La revisión de estos formatos se podrá efectuar cuando se active la función de control de calidad  o de verificación (que activa varias funciones al mismo tiempo).

Funciones para verificar si existen espacios adicionales y si se cumplen las normas de puntuación. En este caso, existe siempre una función de calidad que permite verificar espacios adicionales entre palabras y al final de la oración, inclusive luego de colocar la puntuación final correspondiente para el segmento. También, el programa cuenta con una función que permite verificar si se cumple con las normas de puntuación según el idioma de destino. Esto es muy útil, sobre todo para los que traducimos al idioma español, cuando toca verificar los signos de exclamación o de interrogación, también cuando toca verificar si se han completado bien los paréntesis. El programa, además, avisará si el segmento de destino no cuenta con la misma puntuación final que el segmento original, es decir, si el segmento original tienen un punto al final y el segmento de destino tiene una coma; al activarse la función de verificación o de control de calidad, el programa avisará sobre esa variación.

Función para verificar que se hayan colocado las etiquetas respectivas. En la traducción asistida por computadora, existen las etiquetas que son como instrucciones que incluyen información sobre el formato del contenido que está entre ellas. Generalmente, la información se enmarca dentro de dos etiquetas, como para indicar el principio y el fin de donde irá un formato específico, como por ejemplo, negrita, cursiva, etc., sin embargo, no es el caso de Swordfish. Con la función para verificar las etiquetas se puede, por un lado, saber cuáles son los segmentos a los que no se les ha incorporado las etiquetas y, por otro lado, saber cuándo se han incorporado de forma incompleta.

Bien configuradas, las funciones de control de calidad o de verificación son los aliados que nos permiten garantizarles a nuestros clientes traducciones de primera calidad.

¡Un saludo para todos!