Hace dos semanas, tuve la oportunidad de participar en un webinario gratuito, de la empresa SDL, sobre fundamentos y consejos para gestionar la terminología con el programa MS Excel. Bueno, realmente, la información también se aplica en caso de que se utilice una hoja de cálculo que, después, se guarde en los formatos .xls o xlsx. Este webinario lo dictó Diana Brändle, dueña de la empresa de gestión terminológica dbterm terminologieservice.

Crear un glosario terminológico, en una hoja de cálculo que se pueda reutilizar, en algún momento de la carrera profesional, con algún sistema de gestión terminológica, un sistema de traducción asistida por computadora (TAC), un traductor automático o aplicación de autor, no es soplar y hacer botellas (¡como si hacer botellas fuera tan fácil!). Para dicha adaptación, existe una serie de reglas que se deben cumplir. De esa forma se garantizaría la importación correcta. Al respecto, Brändle, en 45 minutos, presentó un resumen de 7 reglas y algunos consejos prácticos a tomar en cuenta durante dicho proceso.

Brändle, antes de empezar de lleno, explicó que MS Excel no es un programa que se haya diseñado para gestionar grandes volúmenes o “inventarios” de términos, en varios idiomas, con varias estructuras complejas y, además, en el que interactúen varios usuarios. Sin embargo, acotó, que más allá de ver a MS Excel como una alternativa, hay que verlo como un medio que permite registrar términos y depurar los datos terminológicos, antes de importarlos a un sistema real de gestión terminológica, programa de autor, traductor automático o sistema de traducción asistida (TAC).

Aquí les presento las reglas y consejos que Brändle compartió durante el webinario.

Regla No. 1. Incorpore el término según su forma básica. Bändler explica únicamente el ejemplo para sustantivos, de ahí que haya indicado que los sustantivos deberán escribirse en nominativo singular. Si son sustantivos pluralia tantum (sustantivos en plural que indican un solo objeto), entonces, se aceptará la forma en plural. Si un término viene acompañado de varios adjetivos, se deberá escribir el término en el orden natural de aparición en el texto. Por ejemplo, “proceso electrónico”, “lámpara eléctrica” y no “proceso, electrónico” o “lámpara (eléctrica)”.  Además, no se deben incluir los artículos. Por supuesto, cada idioma tiene su particularidad. En el caso del alemán, por ejemplo, se deberá colocar el término declinado como si lo acompañara un artículo indefinido.

Regla No. 2. Escriba correctamente los términos. Cada término se deberá escribir con la ortografía correcta, para el idioma en el que se está diseñando el glosario. Por ejemplo, los sustantivos en alemán se deberían escribir en mayúscula la primera letra (Haupstadt), más no todas las letras (HAUPTSTADT). En español, se introducirá el término todo en minúscula (capital, talento, recursos y no Capital, Talento, Recursos).

Regla No. 3. Diseñe el glosario terminológico desde una perspectiva onomasiológica, es decir, orientada al concepto. La perspectiva semasiológica, muy utilizada en los diccionarios, se descartaría para elaborar los glosarios terminológicos. En otras palabras, con la perspectiva onomasiológica, se tendrá un concepto, un término y sus posibles sinónimos. Si esto no se hace, según Bändler, podrían surgir problemas en glosarios multilingües, puesto que sería imposible cambiar la dirección de búsqueda del idioma, ya que se tendrían varios conceptos para un solo término. Bändler indicó que, con la perspectiva onomasiológica, se permite la bidireccionalidad en la búsqueda de los términos, por ejemplo, alemán-español, español-alemán, puesto que se va a encontrar un término para un concepto.

 Regla No. 4. Asigne una fila para cada entrada. Es decir, por cada concepto debe haber una fila.  Por ejemplo, no se puede mezclar el concepto de banco como organización con banco para sentarse. Cada uno de esos conceptos debe ir en una fila aparte. Aquí les dejo el ejemplo con el término capital que alude a dos conceptos diferentes.

Glosario

Regla No. 5. Verifique que los términos sean autónomos. Cada entrada terminológica debe ser una unidad independiente. De ahí que, por cada sinónimo que se quiera incluir en el glosario, para un término determinado, deberá colocarse en columnas separadas, también debe ir en una columna diferente cada término en el resto de los idiomas que componen el glosario.

Regla No. 6. Asigne una columna por categoría de datos. Esta regla está muy relacionada con la regla anterior. Una sola categoría se debe almacenar en una celda aparte, en columnas individuales, por ejemplo, categoría gramatical, número, definición, género. Si no se hace así, entonces, cuando se haga la importación en los sistemas deseados, el proceso arrojará errores.

Glosario terminológico en MS Excel

 

Regla No. 7. Mantenga valores consistentes para cada categoría de datos. Si en el caso de género, se decide que se utilizará el valor femenino para el género femenino, entonces, no se deberá utilizar fem y luego f., o se utiliza femenino o se utiliza fem o se utiliza f., pero no las tres, porque pueden generar inconsistencias en los valores y, por ende, problemas a la hora de organizar la información correctamente. Observen en la imagen anterior que, aunque los valores están en inglés, se mantiene la consistencia.

Según Bändler, al seguir todas estas reglas, es factible manejar bases de datos terminológicas con gran cantidad de términos, puesto que existirá una base de datos terminológica limpia con valores consistentes.

Luego de exponer sus 7 reglas para crear glosarios terminológicos en MS Excel aptos para su importación a otros sistemas, Bändler indicó que existen unos puntos adicionales a tomar en cuenta. A continuación les indico cuáles son.

 Existen maneras diferentes de organizar los datos por categorías. Una que es la que ya se mostró y que permite que la importación se de entre varios sistemas de gestión terminológica, tales como crossTerm, flash term, qterm, SDL Multiterm y TermStar y la segunda manera es la organización de entradas multi-líneas; con esta estructura se podrían importar los datos a los sistemas i-match y LookUp. Aquí les dejo una imagen de ejemplo.

Glosario multilínea

No existe una única manera de organizar la información terminológica. ¿Cuántos glosarios debería tener un traductor para reutilizarlos en un sistema de gestión terminológica o sistema TAC? ¿Uno solo con todas las áreas temáticas? ¿Un glosario por cliente? ¿Un glosario por área temática? Bändler indicó que no existe una sola solución al respecto. Los datos se pueden organizar de esas tres maneras.Se podrán crear tantos glosarios como clientes se tengan o se pueden crear por área de especialización o se puede tener un solo glosario con todos los datos centralizados. En cualquiera de los casos, siguiendo los principios que plantea, se pueden manejar con facilidad los datos, sobretodo al importarlos y buscarlos.

Existe información básica que se debe incluir en todo glosario. Bändler fue muy enfática al señalar que, en un glosario terminológico, debe existir información mínima, como, por ejemplo, el área de especialización, la definición, los términos, la fuente, el estado de uso y su autor. Otros datos que se pueden incluir son la fecha de creación y modificación, el tipo de término y la ilustración. Recuerden que cada categoría de datos debe ir en una columna diferente.

No importa si existen celdas vacías. Por ejemplo, no todos los términos deberán tener sinónimos.

El modelado de datos y de las categorías de datos se deberían desarrollar tomando en cuenta la norma ISO 12620/TBX.

El idioma de las categorías de datos debería ser un idioma universal para todos los usuarios del glosario. De ahí que Bändler  recomiende el idioma inglés, para evitar problemas de comprensión a la hora de visualizar las categorías. Esto sería muy beneficioso para, por ejemplo, una empresa española con oficinas en China.. Sin embargo, si el glosario es para consumo personal o para intercambiarlo entre profesionales que hablan el mismo idioma, el idioma universal debería ser el idioma de comunicación.

Nunca utilice más de una hoja para organizar los glosarios por combinaciones lingüísticas, puesto que no se podría efectuar la importación.

Prohibido separar las combinaciones lingüísticas en distintas hojas

Prohibido separar las combinaciones lingüísticas en distintas hojas.

 

Siempre es bueno indicar el estado del término, si se utiliza frecuentemente o si es un término rechazado, sobre todo para el caso de importar el glosario a una herramienta de autor.

Tómese en cuenta la nomenclatura de los traductores automáticos, para las distintas categorías. Si se importa el glosario a un traductor automático, se deberá tomar en cuenta la nomenclatura que estos programas utilizan para las categorías relacionadas con el género y el número.

A modo de referencia, se recomienda incluir una fila que indique los posibles valores a utilizar en cada categoría. Esa información permite tener claro cómo es que se debe hacer la referencia correspondiente. Sin embargo, para los que no desean hacer este paso de forma manual, podrán utilizar la función de validación de datos de MS Excel, para agregar los valores. También indicó que pueden utilizar la función para ocultar las columnas de las categorías que no vayan a estar consultando en el momento.

Glosario con valores previamente indicados en la segunda fila

Glosario con valores previamente indicados en la segunda fila

Para haber sido un webinario de 45 minutos, fue bastante fructífero. Bändler quedó en  enseñar, en otro webinario, cómo realizar la importación hacia SDL Multiterm, puesto que hay que utilizar la aplicación SDL Multiterm Convert, para convertir el formato del glosario a uno compatible con SDL Multiterm 2011 y, luego, importar los datos a la aplicación SDL Multiterm Desktop. Sin embargo, me adelanté  e importé el mini glosario terminológico alemán, inglés, español que creé para esta entrada. Aquí les dejo la imagen de uno de los términos de mi glosario trilingüe una vez que lo importe a SDL Multiterm 2011.

Término importado a SDL Multiterm 2011

Para mí, la importación resultó muchísimo más fácil de lo que pensé. Así que si siempre han guardado sus glosarios terminológicos en una hoja de cálculo y están a punto de dar el salto a la traducción asistida, la traducción automática o la gestión terminológica asistida o piensan utilizar su glosario en una herramienta de autor, entonces, estos consejos les vienen como anillo al dedo.

Un gran saludo para todos.

P.S. Más abajo, podrán encontrar el audio de esta entrada. Pulsen en el botón, para reproducir el audio de la entrada.

[sc_embed_player volume=”50″ fileurl=”http://fcdsbtraducciones.com/pildorasdetradumatica1/wp-content/uploads/2013/05/Entrada4blog.mp3″]