Sigo con la serie de artículos sobre el  mundo de la localización de software. Esta vez, quiero centrarme en la gestión terminológica. Para ello, nuevamente he recurrido a Bert Esselink y su libro A Practical Guide to Localization, para conocer los aspectos claves a tomar en cuenta a la hora de gestionar la terminología que se utilizará en un proyecto de localización de software. Sigo, además, con la dinámica de plantearme preguntas y buscar las respuestas en el libro.

1.- ¿Por qué es importante la gestión terminológica en los proyectos de localización de software?

La gestión terminológica se debe tomar en cuenta para mantener la consistencia de la terminología no sólo en un producto, sino a través de las distintas versiones y lanzamientos del mismo. Si se utilizan distintos proveedores de servicios lingüísticos, será clave gestionar la terminología, para garantizar la consistencia de la misma. Por supuesto, una gestión terminológica óptima puede reducir los tiempos de entrega de las traducciones.

2.- ¿Cómo es el proceso ideal de gestión terminológica en los proyectos de localización de software?

En una etapa inicial del proyecto de localización, se debe realizar una lista de los términos claves que se deberán traducir. Posteriormente, se crean sus equivalentes en los idiomas a los que se localiza el producto. Luego, las listas se adaptan para utilizarse con sistemas de traducción asistida por computadora y de localización de software. De esta forma, se garantiza que las búsquedas sean automatizadas. Existe una etapa de revisión, en donde se verifica la precisión y consistencia de la terminología de las traducciones, tomando en cuenta lo indicado en la etapa inicial.

3.-¿Qué debe hacer el equipo responsable de la gestión terminológica de un proyecto?

El equipo encargado de la gestión terminológica de los proyectos de localización debe: revisar y aprobar la terminología genérica y específica de un producto, efectuar el mantenimiento de las bases de datos terminológicos, para garantizar calidad y consistencia, realizar búsquedas que le ayuden a tomar decisiones sobre cuál sería el mejor equivalente en un idioma, sea porque no existe un equivalente disponible o porque hay demasiados, establecer los lineamientos del uso de la terminología, para que se utilicen y alimenten los glosarios que ya se han creado y, por último, evaluar, adaptar y controlar la terminología, a través de las distintas herramientas de gestión terminológica que haya seleccionado para el proyecto.

4.- ¿Qué se gana a la hora de gestionar la terminología, tomando en cuenta que hay tantas cosas de las que hay que estar pendientes en un proyecto de localización?

Una óptima gestión terminológica ayuda a que se tenga una documentación técnica libre de ambigüedades, que sea fácil tanto de traducir como de leer por los distintos usuarios a los que va dirigido el producto. Además, permite que exista un vocabulario normalizado que facilite la comunicación corporativa interna y externa y ayude a la imagen de las empresas que desarrollan y comercializan el software. Por supuesto, no se puede olvidar que una gestión terminológica permite reducir el tiempo de traducción del producto, sobretodo a la hora de trabajar con sistemas de traducción asistida por computadora. Por último, le gestión terminológica reduce los costos en la medida en la que la misma es más eficiente.

5.- ¿Qué perspectiva se utiliza en la gestión terminológica de proyectos de localización: onomasiológica o semasiológica?

En los proyectos de localización de software, al igual que en la mayoría de los proyectos en los que se tiene que traducir documentación técnica, la perspectiva que se utiliza en la gestión terminológica es la onomasiológica, en la que hay un concepto y se presentan sus equivalentes en distintos idiomas. Los programas de gestión terminológica, tales como SDL Multiterm, han sido diseñados, tomando en cuenta esta perspectiva.

6.- ¿Cuáles son los recursos a partir de los cuales el encargado de la gestión terminológica debería empezar a crear la lista de términos?

Se pueden recurrir a distintos recursos a la hora de crear una lista de términos, entre ellos están los posibles glosarios explicativos de términos del producto original que se lanza al mercado, para que se establezca la definición de términos; las palabras claves de las ayudas en línea, la documentación técnica en el idioma original del producto de la compañía que lo desarrolla, los términos claves de la interfaz del usuario, entre otros aspectos.

7.- ¿ Se desarrolla un solo glosario para el proyecto de localización?

Cada empresa maneja la gestión terminológica según sus necesidades. Sin embargo, Bert Esselink indica que las agencias de localización desarrollan idealmente tres tipos de glosario que son el glosario del entorno operativo, el glosario del cliente y el glosario del proyecto, este último incluye los glosarios de la interfaz de trabajo y del software en general.

El glosario del proyecto debería incluir la terminología específica de la industria, los equivalentes de las palabras claves adecuadas para el producto (tanto sustantivos como verbos), los nombres del producto que no se deben traducir, las palabras y frases repetidas, los nombres de los conceptos y características y los nombres de los manuales y de los archivos de ayuda. Este tipo de glosario se crea en caso de que no exista una versión traducida previamente del producto y sería como un glosario terminológico en el idioma original del producto.

El glosario del entorno operativo (el entorno operativo puede ser Linux, MS Windows o OS Mac) permite mantener la consistencia de la terminología que se utiliza para un sistema operativo específico.

El glosario multilingüe del cliente sería el glosario con la terminología específica que utiliza el cliente y que puede contener términos genéricos del producto a localizar y términos publicitarios o nombres y características del producto.

8.- ¿Cuáles son los recursos a los que debería tener acceso un traductor que participa en un proyecto de localización?

El traductor debería tener acceso a los glosarios del proyecto, del entorno operativo y del cliente. Además, deberá tener acceso a diccionarios especializados en el área en la que se ha desarrollado la aplicación y, por supuesto, a la World Wide Web.

9.- ¿En qué formatos se debería intercambiar la información terminológica?

Según Bert Esselink, los formatos que se pueden utilizar para el intercambio de la información terminológica son Martif (MAchine-Readable Terminology Interchange Format); permite el intercambio de información terminológica entre sistemas de gestión terminológica onomasiológicos (orientados al concepto), Olif (Open Lexicon Interchange Format); permite el intercambio de información de diccionarios de traducción automática y TBX (TermBase Exchange); el formato que debería ser el formato normalizado de intercambio de información terminológica entre sistemas de traducción asistida por computadora y de localización de software.

Sin embargo, tal y como lo indico en mi entrada sobre los formatos de intercambio de información terminológica entre sistemas de traducción asistida, al parecer, el formato que mejor funciona es el formato CSV. También, en estos momentos, seguramente se están desarrollando otros formatos de intercambio de información terminológica; es cuestión de que la industria del desarrollo de software de traducción y de localización se ponga de acuerdo de una buena vez por todas al respecto.

Concluyo esta entrada señalando que detrás de la excelente localización y traducción de un software existe una excelente gestión terminológica. ¿Qué piensan ustedes?

Un saludos para todos.