Recuerdo el año 2010, ese año comencé el proyecto de dictar cursos virtuales de traducción asistida por computadora. Estuve preparando los materiales con varios meses de antelación, aprendiendo sobre e-learning y la mejor manera de enseñar a distancia tecnología para traductores. Yo no sabía nada sobre e-learning, al menos desde la perspectiva de un docente, pero sí sabía, como estudiante en distintos tipos de sistemas de educación a distancia, lo que funcionaba.

Bueno, todo iba bien, hasta que mi primera estudiante del curso me dijo que ella tenía una Mac. La primera reacción que tuve fue decirle que utilizara un emulador, para que pudiera instalar el sistema operativo MS Windows en su Mac y así podía instalar MemoQ y MetaTexis. Ahora bien, ¿sería justo que un traductor que tenga una Mac o que trabaje con un  sistema operativo distinto a Windows tenga que utilizar un emulador, para manejar los sistemas de traducción asistida más conocidos del mercado? De hecho, si compran una Mac o utilizan un sistema operativo Linux podría ser, porque no desean utilizar el sistema operativo MS Windows. Así que mi segunda reacción fue investigar cuáles eran las otras opciones de traducción asistida por computadora (TAC) compatibles con el sistema operativo para Mac, así mi estudiante se iba a ahorrar todo el proceso de instalar un emulador, para, luego, hacer lo propio con MS Windows y los sistemas de traducción asistida del curso.

Bien, en principio, traté de desarrollar las clases con la versión de Wordfast para usuarios de Mac. Al fin y al cabo, la versión para MS Windows tenía muy buena aceptación. Sin embargo, no contaba con que el Wordfast para Mac no trabajaba del todo bien, en parte, porque la versión de MS Word para Mac no era muy intuitiva y presentaba muchos mensajes de error. En resumen, para el año 2010, muchos  usuarios de Mac no estaban satisfechos con la versión de MS Word para Mac, y entre ellos estaban los traductores.

Bueno, luego intenté con el programa Swordfish, pero a mi estudiante se le pasó el periodo de prueba de su programa y, finalmente, luego de tantas complicaciones, utilicé un programa similar a Swordfish que se llama Heartsome Studio. Por supuesto, la experiencia que tuve con mi primera estudiante fue invaluable. Ahí es cuando me di cuenta no sólo de que los traductores no siempre van a escoger trabajar con MS Windows, sino que, además, las razones por las que utilizan un sistema TAC son diversas y no la típica de que la empresa se lo esté exigiendo al traductor. Luego de esta experiencia inicial, dictando un curso de traducción asistida para una usuaria de Mac y después de analizar algunos foros de traductores sobre sistemas de traducción asistida y tecnologías para usuarios de Mac y de Linux, pensé en diseñar un programa académico dirigido a traductores o futuros traductores, cuyos sistemas operativos fuesen Mac o Linux y que estuvieran interesados en trabajar con sistemas de traducción asistida por computadora, que no les obligara a tener un emulador.

¿Cuál es el diseño programático actual del curso de Traducción Asistida por Computadora para usuarios de Mac y Linux?

Este curso toma en cuenta el sistema de plataforma independiente Swordfish y el sistema de traducción asistida en la nube Memsource. Además, tiene varios valores agregados. El primer valor agregado, que por cierto tienen todos mis cursos, es que empiezo con una presentación teórica sobre la traducción asistida por computadora. Conocer la historia de la traducción asistida, sus características principales, sus procesos y las características más importantes de los programas con los que se trabajan a lo largo del curso, prepara mejor al participante para las sesiones prácticas del curso. El segundo valor agregado es que, como uno de los sistemas de traducción por computadora está en la nube, también dicto una clase teórica sobre la computación en la nube en el sector de la traducción, nuevamente, con miras a que el participante esté más consciente del tipo de programa con el que estará trabajando.

¿Por qué Memsource y Swordfish?

En principio quería mantener la esencia del curso de traducción asistida para usuarios de MS Windows, en donde enseño a manejar un sistema de traducción asistida integrado a MS Word y un sistema de traducción asistida de plataforma independiente. Tomando en cuenta el hecho de que MS Word no funciona de forma óptima en sistemas Mac y que también quería incluir a los usuarios de Linux, me encontré con que tenía que descartar la opción de enseñar sistemas TAC integrados a procesadores de texto. Sólo me quedaba investigar cuáles eran los programas de plataforma independiente que había y si había alguna solución en la nube.

Escogí el programa Swordfish por su relación entre calidad, precio y servicio técnico. Me parece una buena opción para aquel traductor que desea un número mayor de funcionalidades que las que le pudiese ofrecer un software libre como el famoso sistema TAC OmegaT (que también recomiendo, pero hay que reconocer que tiene sus limitaciones). Swordfish tiene algo interesante, sobretodo para los traductores que aman lo tradicional y lo clásico, y  es que, a lo largo de los años, ha mantenido su entorno visual casi igual, más bien los cambios se han desarrollado a nivel interno. También tengo que reconocer que, a pesar de que su sistema de alineación para crear memorias de traducción lo venden aparte, es un sistema en el que vale la inversión. Es simple, sencillo, pero cuenta con todas las funciones que se necesitan para crear memorias de traducción en formato TMX. Otro punto a favor de Swordfish es la visión de trabajar con formatos normalizados del mundo de la traducción como XLIFF, TMX y TBX y tiene varios complementos que te permiten validar si los archivos tienen o no errores y, si es posible, corregirlos.

Seleccioné, en el año 2011, a Memsource, porque cuenta con funcionalidades para administrar los proyectos que Swordfish no tiene y, además, su sistema de traducción asistida cuenta con lo que el traductor necesita. No sé, a mí me ha parecido Memsource una excelente propuesta. Además, a diferencia de las propuestas en la nube como Wordbee o XTM, es que Memsource tiene una versión gratuita, lo que hace que el participante de mis cursos pueda seguir poniendo en práctica los conocimientos adquiridos, pero ya en su trabajo que, a la hora de la verdad, es para lo que toma el curso.

Lo bueno de los programas que he seleccionado es que son compatibles con Mac, Linux y hasta MS Windows,  así que puedo ayudar a un público mayor a manejar sistemas de traducción asistida. Por supuesto, el traductor seleccionará el sistema TAC, según el tipo de cliente que tenga, pero, lo que yo he leído y visto es que no todos los traductores trabajan para agencias de traducción que exigen un programa específico. Por otro lado, todos los clientes directos tampoco exigen trabajar con sistemas TAC. En el último caso, la decisión recae en el traductor. Quienes han participado en el curso, son traductores o personas que aspiran a ser traductores y desean saber cómo pueden sacar el mayor provecho de un sistema TAC, para optimizar sus servicios. Muchos traductores desean buscar alternativas a las ya implementadas en el mercado.

En fin, mi curso busca abrir una visión a distintas posibilidades de traducción asistida. Cabe agregar que siempre tengo en mente el hecho de que aquel que participe en un curso que yo dicte también adquiera el proceso «normalizado» de trabajar con un sistema TAC, para que, si le toca trabajar con otro sistema, la línea de tiempo de aprendizaje se reduzca dramáticamente.

He diseñado diferentes propuestas formativas de traducción asistida por computadora, porque considero que cada traductor es un  mundo, por lo que existen distintas necesidades comunicativas. En alguna de mis próximas publicaciones, les estaré hablando de por qué he diseñado un curso para usuarios de MS Windows y otro para manejar SDL Trados Studio.

Ya para terminar, les dejo los enlaces al programa formativo del curso virtual de traducción asistida por computadora para usuarios de Mac y Linux y a la planilla de preinscripción.

¡Un gran saludo para todos!

Pulse en este enlace para ir al folleto informativo del curso.

Pulse en este enlace para ir a la planilla de preinscripción.